Reconciliarte con tu ciclo menstrual

18 noviembre, 2019 Laura Baena García

En diversas culturas y épocas históricas la menstruación ha sido asociada a factores e ideas negativas, curiosas creencias sobre que una mujer menstruando podía secar los campos, provocar el contagio de lepra o incluso cortar la mayonesa.

Por tanto no es de extrañar que con el desconocimiento general que existe respecto a la salud femenina y  este tipo de mitos asociados siempre a nuestros procesos normales, la menstruación siga siendo para muchas mujeres una compañera non-grata a la que soportar. Tener un concepto tan negativo de nuestro propio cuerpo y su funcionamiento no nos aporta ningún beneficio, al contrario, nos oprime y nos resta libertad.

Es hora de romper con estos conceptos. La vida es mucho más sencilla cuando vives empoderada y para ello debes conocer qué procesos son normales en la mujer, en qué consisten y cómo es concretamente el tuyo.

¿Qué es la menstruación?

La menstruación es la descamación de la capa interna del útero, llamada endometrio, que se genera en cada ciclo preparándose por si el ovocito es fecundado y tiene que implantarse. Cuando esto no se produce, el endometrio sale a través de la vagina en forma de sangrado. 

La fisiología de la mujer es cíclica y las hormonas van variando a lo largo de este proceso. Este hecho aporta numerosos cambios metabólicos, inmunológicos y  renales (entre muchos otros) en función de en qué fase del ciclo nos encontremos. 

Esta particularidad nos protege  frente a enfermedades cardiovasculares, óseas y varios tipos de cáncer,  entre otros muchos beneficios.  Además, conocer nuestros ciclos nos da información sobre nuestro estado de salud y nos permite detectar cualquier anomalía de una forma precoz. 

¿De cuántos días es un ciclo normal?

Tenemos el concepto de que lo “normal” es tener la menstruación cada 28 días pero esto no tiene por qué ser así. Cada mujer tiene una duración de sus ciclos y tan normal es que sea de 24 días como que sea de 38, lo importante es que cada una conozca su cuerpo y aprenda a detectar posibles cambios que requieran valoración. 

La menstruación como medio de empoderamiento

  • Conoce tu ciclo: apunta en un calendario el primer día de menstruación. Aprende a saber cómo es tu sangrado y  cuánto tiempo dura y qué otros signos y síntomas experimentas de forma normal cuando estás menstruando. 
  • Compréndete y respétate: permítete parar, relajarte y tomar las medidas que te sean eficaces para sentirte mejor. 
  • Busca el método de alivio más eficaz para ti: ten presente que la menstruación puede producir molestias pero en ningún caso es normal que produzca un dolor incapacitante.  Algunos de los métodos de alivio de dolor no farmacológicos que se han mostrado eficaces son la  práctica de ejercicio físico, la masturbación, la aplicación de calor (seco o húmedo), la acupresión, las técnicas de relajación o aromaterapia. Ten en cuenta que todas aquellas prácticas que te relajen y te produzcan bienestar promoverán la liberación de endorfinas, unas hormonas que ayudarán a disminuir tu percepción de dolor. 
  • Infórmate sobre los productos de higiene menstrual  y elige el que mejor te venga. Actualmente hay diversos productos y tenemos muchas más opciones que las clásicas compresas y tampones. Opciones respetuosas con el medio ambiente y con tu propio cuerpo. 
  • No te ocultes: tener la menstruación no debe ser un tabú ni tiene por qué avergonzarte. Forma parte de nuestra vida y como hemos visto, tiene más beneficios que efectos negativos. No permitas comentarios despectivos respecto al sangrado ni a nada que tenga que ver con este momento. Acabar con las connotaciones negativas es cosa de todxs.
  • Respeta cómo te sientes: la menstruación puede estar asociada o no a cambios a nivel psicológico. Si los días previos o durante tu menstruación te sientes más sensible, aprovecha para reconocer todo aquello que te afecta. Puede ser una oportunidad para exteriorizar emociones que en otros momentos se tienden a silenciar. 

Como conclusión: infórmate, conócete y respétate. Reconcíliate con tu cuerpo y tus procesos normales. Son tuyos y tú eres la que tiene que entenderlos mejor que nadie. Si tienes dudas, busca fuentes de información adecuadas y habla con tus amigxs y gente cercana sin sentirte incómoda. 

Bibliografía

Blödt S, Pach D, Eisenhart-Rothe SV, Lotz F, Roll S, Icke K, Witt CM.Effectiveness of app-based self-acupressure for women with menstrual pain compared to usual care: a randomized pragmatic trial. Am J Obstet Gynecol. 2018 Feb;218(2):227.e1-227.e9. doi: 10.1016/j.ajog.2017.11.570. Epub 2017 Nov 15.
Armour M, Smith CA, Steel KA, Macmillan F. The effectiveness of self-care and lifestyle interventions in primary dysmenorrhea: a systematic review and meta-analysis. BMC Complement Altern Med. 2019 Jan 17;19(1):22. doi: 10.1186/s12906-019-2433-8.
Kannan P, Cheung KK, Lau BW. Does aerobic exercise induced-analgesia occur through hormone and inflammatory cytokine-mediated mechanisms in primary dysmenorrhea? Med Hypotheses. 2019 Feb;123:50-54. doi: 10.1016/j.mehy.2018.12.011. Epub 2018 Dec 21.

, ,

Laura Baena García

Matrona y especialista en Sexología, Orientación y Terapia Sexual. Actualmente, trabaja como docente en el Departamento de Enfermería de la Universidad de Granada y es investigadora en el Proyecto GESTAFIT.