Ejercicio físico en el embarazo ¡descubre las claves!

26 octubre, 2018
Posted in Fisioterapia
26 octubre, 2018 Caroline Correia de Alencar

El ejercicio físico en el embarazo de manera general se recomienda empezar en la semana 14 gestación, momento que empieza el segundo trimestre. Debido a medidas de seguridad en cuanto a la implantación del embrión en las paredes uterinas, la actividad física en el primer trimestre queda permitido solamente a aquella mujeres que siempre han mantenido a lo largo de su vida el ejercicio físico en su rutina. Las mujeres que realizan actividad física durante el periodo gestacional disfrutan de partos más cortos, con menos intervenciones y una recuperación post-parto mejor y más rápida. Es de fundamental importancia que sea implementado un programa específico donde haya la combinación de ejercicios aeróbico moderado con clases de tonificación, corrección postural y estabilización lumbar-pélvica.

Womom Fitness destaca los elementos clave para una buena preparación física en el embarazo

Pélvis en neutro

Trabajar con la pelvis en neutro es imprescindible, independiente del ejercicio, ya sea: pilates, yoga, agua-gym, musculación, ballet, Crossfit o baile. Trabajar con la pelvis en neutro favorecerá la prevención del aumento de la presión hacia el suelo pélvico, debido a que los vectores de fuerza estarán correctamente distribuidos, además no podemos olvidar que cuando la pelvis está en neutro favorece una mayor activación de la faja abdominal, favoreciendo la prevención de diástasis abdominal y una mejor colocación del bebé, que ayudará para el momento del parto.

Autoelongación

La posición de estiramiento de la columna o autoelongación está entre los parámetros básicos dentro del embarazo, ya que debe ser usado hasta en el momento del parto para favorecer la respiración y los pujos. Cuando trabajamos con la columna en estiramiento favorecemos las curvas fisiológicas de la columna que armonizan los vectores de fuerza del cuerpo, disminuyendo casos de dolores en la espalda y problemas de suelo pélvico. Otro factor a llevar en cuenta cuando mantenemos la columna estirada es la mayor activación de las fibras del abdomen y suelo pélvico.

 

Respiración

La respiración es esencial para la una mejor movilización del tejido conjuntivo y las variaciones de presiones del cuerpo, que contribuyen para el tejido abdominal y del suelo pélvico. Puedes consultar en este post anterior cómo hacer una correcta respiración.

, , , , ,